Diferencia entre tarima flotante, suelo laminado y parqué

Al escoger el suelo de la vivienda, se deben evaluar ciertas características como la durabilidad y la resistencia, para que la opción que se elija sea la más rentable y la que mejor se adapte a las necesidades. Por ello, que es recomendable considerar la decisión con la ayuda de un experto.

Entre la amplia gama de opciones para suelos, se encuentran la tarima flotante, el suelo laminado y el parqué y, a pesar de tener algunas similitudes, estas alternativas poseen diferencias notables, las cuales deben considerarse para que se ajusten a lo que se busca como resultado.

Estos tres tipos de suelos son altamente recomendables, puesto que otros como los alfombrados mantienen el suelo caliente y absorben la humedad, lo cual no es aconsejable en climas cálidos. Por tanto, los suelos laminados, de tarima flotante y parqué son la mejor alternativa para la región, además de tener una instalación más rápida que cualquier otro piso, tienen resultados excelentes y de larga duración.

¿Qué son la Tarima Flotante y el Parqué?

La tarima flotante es aquella realizada con madera, ya sea multicapa o maciza, que no se encuentra pegada o clavada a su soporte, siendo una instalación, como su nombre indica, “flotante”. Mientras que el parqué, pese a ser muy parecido, su instalación consiste en pegar tablas al suelo cuando es encolado. No obstante, aunque el parqué permite evitar un ruido hueco al pisar, es más propenso a humedad que la tarima flotante.

Sin embargo, a lo largo de los años se ha ido simplificando el proceso de instalación del parqué, y de esta forma se ha logrado evitar la humedad, asegurando mejores resultados en cuanto a adhesividad. Por tanto, se ha convertido en una opción viable y estética para suelos. Es tratado con barnices que dejan un acabado profesional, perdurable y, al igual que la tarima flotante, necesita ser acuchillada cuando va perdiendo su calidad, para que recupere su aspecto de madera natural.

¿Qué es el suelo laminado?

Por otra parte, el suelo laminado, es una alternativa que últimamente está en auge. Es aquel que se compone por diversas capas bien estructuradas, las cuales se encuentran formadas por ciertos derivados de la madera, y en la última capa posee una imitación de la misma y que asemeja su textura, o la de otros materiales, lo que da la sensación de madera natural. Una diferencia considerable es que mientras que el parqué y la tarima flotante deben ser barnizados y acuchillados para un mejor acabado, el suelo laminado no requiere de ello.

En conclusión, el suelo es algo esencial en el hogar para sumarle vitalidad a los espacios y, si se sabe manejar correctamente, logra brindarle un aspecto enriquecedor a la estancia. Por ello, es necesario tener en cuenta las diferencias que se presentan entre las mejores opciones que están en el mercado, para estimar de acuerdo a las diversas necesidades cuál produciría el resultado más satisfactorio.

El parqué, el suelo laminado y la tarima flotante representan una de las mejores alternativas. Básicamente se asemejan en cuanto al material con el que se realizan, pero las técnicas utilizadas son distintas.

Otros proyectos realizados por nosotros